¿Cómo deja Santos el País en Materia Económica?

Culminaron ocho años de administración del presidente Juan Manual Santos, y sus políticas económicas, algunas acertadas, otras no tanto, fueron siempre cuestionadas por gran parte de los colombianos. Luego de tocar fondo en 2017, Iván Duque hereda una economía vulnerable, pero con señales de recuperación, lo cual representa grandes retos para su mandato.

Le puede interesar: ¿Cuál es el Legado ECONÓMICO que Recibirá el Nuevo Presidente de Colombia?

Política Económica de Santos: más Desaciertos que Aciertos

Durante los primeros cuatro años del gobierno Santos, el manejo de la economía y sus políticas no tuvieron mayores complicaciones. Sin embargo, luego de la caída de los precios del petróleo a nivel mundial, la economía tambaleó y dejó en evidencia lo vulnerable que es frente a factores externos.

  • Aciertos: el gobierno saliente logró recuperar en el 2011 el grado de inversión que se había perdido desde la crisis de 1999. Gracias a esto, se generó mayor confianza en la economía y se logró un crecimiento en la inversión extranjera. Por otro lado, el programa de casa gratis a nivel nacional ayudó, entre otros asuntos, a los sectores transversales a esta industria. También se destaca el subsidio que entregó a las tasas de interés para créditos hipotecarios y el impulso al sector de la construcción. Otro factor importante por destacar es la reducción de la pobreza extrema, que pasó del 14,4% en 2010 a 7,4% en 2017, al igual que la tasa de desempleo, que logró mantener por debajo de un dígito. Finalmente, luego de tramitar por cinco años el ingreso de Colombia a la OCDE, pudo materializarlo en el último año de su mandato.
  • Desaciertos: una de las mayores preocupaciones fue el incremento sistemático y desbordado de la deuda externa. En el 2010 Santos recibió una deuda cercana a los US$ 64.000 millones de dólares, y luego de ocho años de gobierno entregó el país con un monto que ronda los US$127.000 millones, cerca del 40% del PIB. Además, las reformas tributarias que adelantó no fueron totalmente efectivas ni progresivas y, por el contrario, debido a la última, en la que se incrementó el IVA al 19%, la economía se contrajo hasta anotar su peor crecimiento en los últimos diez años (1,8% en 2017). Los déficits fiscal y comercial siempre fueron dolor de cabeza para el gobierno saliente, a tal punto que el fiscal alcanzó en 2017 un 3,7% del PIB y el comercial un 6,6%, uno de los más altos del mundo y de la historia de Colombia. El poco nivel de ahorro y de austeridad durante los años de “vacas gordas” con petróleo caro generaron un fuerte retroceso económico, atado a la incapacidad de diversificar la canasta exportadora. Adicionalmente, la industria manufacturera nunca despegó y anotó una de sus peores tasas de crecimiento durante 2016 y 2017. Con el ánimo de reactivar estos sectores, el gobierno puso en marcha varios planes de impulso, conocidos como PIPE, pero ninguno surtió el efecto esperado.

En cifras, el gobierno Santos le entrega a Iván Duque el siguiente panorama económico: desempleo 9,1%, inflación dentro del rango meta, 3,1%, tasa de interés 4,25%, un Índice de Confianza del Consumidor (ICC) que después de 27 meses en terreno negativo volvió a tener signos positivos en abril, anotando un 1,5%, deuda externa del 40% del PIB, déficit fiscal del 3,3% del PIB, pobreza extrema ubicada en 7,4% y 854.121 barriles de producción petrolera diaria.

Lea también: ¿Cuál es el Legado SOCIAL que Recibirá el Nuevo Presidente de Colombia?

Retos Importantes para Iván Duque

El primer plan de acción que debe poner en marcha el gobierno es una reforma tributaria estructural acompañada de una reforma pensional que desactive la bomba social que representa el actual sistema. El paquete de reformas a implementar debe apuntar a disminuir la evasión de impuestos, que le cuesta al país cerca de $40 billones de pesos al año, generar mayor formalidad laboral y reducir el déficit fiscal. Además, se debe trabajar por generar mayor confianza entre los consumidores para reactivar la economía. Por el lado pensional, las reformas deben girar en torno a una reducción de recursos destinados a las altas pensiones, una diversificación entre ambos regímenes (prima media y ahorro individual), el incremento de la base de cotizantes a pensión y salud, y la eliminación de la competencia y base de liquidación entre los dos regímenes.

Lea: Perfil Gabinete Ministerial Presidencia 2018 – 2022 (Infografía)

Por otro lado, el gobierno Duque debe diversificar las exportaciones colombianas para no depender del petróleo y evitar lo sucedido en años anteriores. El 50% de las exportaciones nacionales son petróleo y el 75% constituyen productos primarios, lo que se traduce en muy poca manufactura. En este sentido, sigue vigente el debate de la reforma agraria y la dificultad que ha tenido Colombia para aprovechar su gran potencial en el campo. El país tiene cerca de 21 millones de hectáreas con potencial cultivador, pero actualmente solo se utilizan siete millones. Además, resulta indispensable materializar la locomotora de la infraestructura: de los 30 proyectos que están licitados solo diez están en ejecución, y finalmente aprovechar los TLC que ha suscrito el país, ya que de los 14 que se tienen firmados ocho arrojan cuentas deficitarias.

En conclusión, el país ha mostrado señales de recuperación económica y se encamina, al parecer, en una senda positiva en medio de una recuperación cíclica gracias a condiciones tanto internas, teniendo en cuenta que ya pasó la incertidumbre electoral, como a factores externos.

 

Ricardo Gómez Londoño

Ingeniero Financiero

Ricardo-2025@hotmail.com

 

Los Retos de la Ciencia, Tecnología e Innovación en Colombia

Le informamos que los datos aquí recogidos y posteriormente complementados, serán tratados dando cumplimiento a la Ley 1581 de 2012 y Decreto 1377 de 2013 y a nuestra Política de Tratamiento de Datos. LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS ,Click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies